Diseño Web: Innovación y creatividad en el siglo 21

Vivir en el siglo 21, es vivir en un mundo de cambios constantes. Todos los días se lanza en el mercado tecnología nueva y más avanzada, por ende las empresas deben actualizar sus recursos para seguir sobreviviendo en el mercado global y competitivo en el que estamos viviendo. Pero no sólo las compañías sufren de estos cambios, los trabajadores en las distintas áreas profesionales también deben innovar y actualizar sus métodos de trabajo para lograr un mejor rendimiento y una mejor calidad en los servicios que éste presta.

La web no es una excepción. Cada vez son más las compañías que necesitan de este servicio para brindar sus servicios y/o productos, por lo que lo hace uno de los trabajos que requiere más profesionales creativos y multifuncionales para satisfacer las necesidades tanto de la empresa en la que se labora como las del cliente. Por ende, tanto los expertos como los empresarios en esta área deben estarse innovando y aprendiendo cosas nuevas, involucrándose más en distintos campos de especialización relacionados con el tema.

La creatividad depende del diseñador

La creatividad como concepto va a depender del uso que se le dé, pero al final el propósito llega a ser el mismo, “la capacidad de crear”. No obstante, en el diseño se requiere más que un concepto para lograr desarrollar una idea o un mensaje.

Todo profesional involucrado con el diseño sabe que para llegar a crear algo nuevo hay que tener en cuenta varios aspectos para que una idea llegue a tener forma y así concretarla de una manera eficaz y de agrado para el consumidor final, tomando en cuenta la identidad gráfica de la empresa a la que se esté representando. En el diseño web no es para nada diferente, el objetivo final es el mismo: Lograr encontrar un balance entre una presentación gráfica de impacto para el consumidor, con una presentación simple que permita a los usuarios encontrar lo que están buscando.

Por ello, los siguientes puntos pueden llegar a ser de gran utilidad para la elaboración de un sitio web:

  1. Saber exactamente lo que quiere el cliente: Muchos de los clientes no saben lo que quieren con exactitud, suelen llegar confundidos, es ahí donde el diseñador debe “bombardearlo” con preguntas de utilidad para no quedarse con dudas. También es recomendable enseñar referencias de otros sitios web para que ambos tengan una idea de las tendencias que se están utilizando en la web y en el servicio y/o producto como tal.
  2. Haga una lista de ideas: Siempre es bueno tener una libreta cerca para apuntar cada idea que se le ocurra y que usted como diseñador crea que le ayudará en el futuro diseño.
  3. Rodéese de personas creativas: No hay nada mejor que tener un buen equipo de trabajo, estas personas, al igual que usted, tienen una imaginación totalmente fuera de alcance, así que no tenga miedo en preguntarle a su equipo ayuda en su diseño si la necesita, a su vez tenga una mente abierta a los comentarios que ellos puedan darle.
  4. Tome riesgos!: No haga lo mismo que el montón y DESTÁQUESE, un buen diseño se logra cuando uno piensa “fuera de la caja”, busque elementos claves para que el sitio web que usted está haciendo llegue a diferenciarse del resto. Sólo un par de consejos: Si la idea en la que usted está trabajando por un motivo u otro no llega a funcionar, inicie una nueva, no fuerce la que está trabajando ya que no va a dar resultado. Asimismo, tome en cuenta el cómo hacer la animación del sitio web que está diseñando; muchas veces volamos mucho nuestra imaginación con elementos que pueden llegar a ser algo difíciles de realizar. Los Web Developer pueden ayudarle con este aspecto.
  5. Existen muchas personas perfeccionistas, que creen que sus proyectos no son lo suficiente buenos para ser presentados adecuadamente, pero siéntase orgulloso de lo que diseñó. Confié en sus capacidades como diseñador, los conocimientos, la experiencia y la creatividad la tiene usted, así que no dude de lo que diseña y esté orgulloso de que puedo terminar otro trabajo de manera exitosa.

Recuerden lo que una vez dijo Benjamín Franklin:

“Dejar de pensar creativamente no es menos diferente que dejar de vivir”

Así que no olvide que:

  1. Muchas de las mejores ideas vienen de experiencias inolvidables, diviértase con sus amigos, vaya a lugares nuevos, cante, juegue, lea libros, vea películas, imagínese figuras en las nubes, etc., esto hará que su creatividad aumente cada vez más.
  2. Despéguese de la computadora. Si se encuentra en su trabajo, camine por la oficina, estírese, relájese, moleste por un segundo a su compañero, eso hará que su mente se despeje y libere estrés. Y si está en casa, comparta un rato con su familia, muchas veces ellos les pueden ayudar a ver las cosas desde otra perspectiva.
  3. Descanse! No hay nada mejor que un buen sueño para amanecer al siguiente día con la mente despejada y clara, además uno tiende a estar de muy buen humor y listo para nuevos retos.

      imagen sacada de www.marketingdirecto.com

      Síguenos en:
      ¿Querés conocer nuestros servicios? Contactanos