Estrategia colectiva: la empatía

“Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista”. -Mahatma Gandhi.

¿Cuántas veces nos hemos puesto a pensar que nuestro lugar de trabajo es donde más horas pasamos al día y nos vemos obligados a compartir con personas que no elegimos? Es nuestra tarea establecer relaciones sanas con nuestros compañeros es  para asegurar un buen clima laboral y para que internamente sintamos nuestra experiencia laboral como saludable en ocasiones, las malas relaciones que tenemos con nuestros compañeros surgen de la incomprensión sobre la forma de actuar que esa persona tiene. Para subsanar esta incomprensión a veces sólo basta  que,  ambas partes, hagan un análisis de la situación mediante el cual trabajar ciertas habilidades individuales, entre ellas la empatía. Definimos la empatía como la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Pero en realidad hay que ir más allá, la empatía, como rasgo, forma parte de nuestra personalidad, pero como cualquier otra habilidad, también puede perfeccionarse a lo largo de nuestra vida, para ello necesitamos tener muy desarrollada la capacidad de escucha y la capacidad para aprender a alejarnos del “yo”, porque para entender al otro no valen mis razones, mis ideas, mis objetivos, mi cultura ni mis necesidades, porque la empatía permite la comprensión de las emociones y comportamientos ajenos sin tener que estar necesariamente de acuerdo.

Percibir lo que otros sienten, sin decirlo, es la esencia de la empatía. Rara vez el otro nos dirá con palabras lo que experimenta; en cambio, nos lo revela por su tono de voz, su expresión facial y otras maneras no verbales. La  empatía requiere, cuando menos, saber interpretar las emociones ajenas; en un plano más elevado, incluye percibir las preocupaciones o los sentimientos del otro y responder a ellos, sino lo aplicamos tendríamos problemas de comunicación y la base de cualquier relación es la comunicación, Ya sea a través de signos, nuestro lenguaje corporal, el correo electrónico o una conversación cara a cara, es una forma de comunicación y sin ellas, no habría conexiones, por lo tanto, tampoco relaciones. La capacidad de comunicarnos con eficacia es muy importante para la inteligencia emocional y tiene un gran valor en el trabajo.

Según la investigaciones, de lo que se comunica en un  cara a cara, sólo el 7% es el mensaje verbal (es decir, las palabras); el 38% viene de la entonación (cómo se dice) y el 55% proviene de los signos faciales y gestos. Conclusión, más del 90% de la información, en un intercambio, no proviene de las palabras, sino de los “mensajes no verbales”, que son realmente donde se expresan los sentimientos de las personas, por lo tanto debemos pensar si estaremos enviando el mensaje deseado y las personas a quienes lo enviamos lo estarán captando en la manera que queremos? Adicionalmente nos hemos preguntado si somos empáticos en nuestro entorno laboral? Si realmente nos comunicamos asertivamente con las personas que nos relacionamos laboralmente?

Si realizamos un análisis de estas preguntas sabremos que si cumplimos con ello seremos más efectivos y haremos de nuestro entorno laboral un lugar cálido, proporcionaremos a nuestro entorno la posibilidad  de vivir en bienestar, y se invita a las condiciones óptimas para la  afiliación a un grupo, a la solidaridad, a los valores éticos, es decir a todas las actitudes y conductas que favorecen la convivencia ,la interacción. En conclusión el proceso de la empatía nos permite mostramos receptivos y nos facilita reproducirlo, lo que  provoca una poderosa fuerza de vinculación, de unión, de grupo, de equipo, de personas que sienten juntas, casi configurando un mismo cuerpo y sintiéndose una unidad.

En el campo que me desarrollo, que es en ventas, he llegado a la conclusión que si  soy empática y trato de entender la necesidad de mi cliente, sin que me lo exprese verbalmente, inspiro confianza en él, se crea esa alianza, el cierre y finalmente se potencializa.

Así que los invito a ser empáticos… En todas las áreas de su vida.

Cindy Calvo
Ejecutiva de Cuentas

Síguenos en:
¿Querés conocer nuestros servicios? Contactanos