Más que un servicio al cliente es una atención personalizada.

Es básicamente  el comportamiento diario de todo ser humano, el buen trato con las personas, servicio eficaz y siempre tener una solución a las situaciones que se presentan en el diario vivir, el punto de partida más que servicio es atención al cliente que es un concepto más integral.

Desde hace 2 años y 5 meses mi puesto me ha enseñado que no es sencillamente hacer el tráfico de información, sonreír cuando la situación lo amerita o decir siempre SÍ para mantener a los clientes contentos, sino más bien poder darme cuenta que soy un aliado para el cliente, la persona en quienes ellos depositan su confianza a través de un teléfono, muchas veces soy quien escucha sus problemas y piden solución de los mismos. Por otro lado soy la cara del trabajo realizado de mis compañeros, me convierto en una diseñadora más aportando ideas, imaginando cómo complacer al cliente, que se lleven una buena impresión y queden satisfechos.

Todos los días topamos con situaciones diferentes que ameritan una buena actitud  en especial cuando se refiere a temas de web, en mi caso trato de ponerme en los “zapatos del cliente” y comprender la situación que tienen en ese momento , con base a eso poder darles el seguimiento y solución inmediata que ellos necesitan.

La calidad en el servicio al cliente es fundamental hoy en día ya que provee un valor agregado a la empresa, vivimos un mundo de estrés y situaciones que no nos llegan a satisfacer, por lo que estamos ávidos de un buen trato.

Cada día al llegar a la empresa es un reto diferente por vivir, es un aprendizaje diario. Lo que más me gusta de mi trabajo es poder brindar un trato personalizado. Una regla de oro en el servicio al cliente es la rapidez con la que se debe resolver, es por eso que les facilito 10 reglas fundamentales para un buen servicio al cliente

1. Comprometerse a un servicio de calidad.

Creá una experiencia positiva para los clientes. Siempre tratá de ir por encima y más allá de sus expectativas. Recordá  que la definición de “calidad es  percepción – expectativas”.

2. Conocer a tus clientes.

Tratá de aprender todo lo que podás de tus clientes para que podás enfocar tu servicio a sus necesidades.

3. Tratar a las personas con respeto y cortesía.

Recordá que cada contacto con el cliente, sea por correo electrónico, teléfono, correspondencia o en persona-, deja una buena impresión. Empleá expresiones de cortesía al recibirlo, atenderlo o despedirlo.

5. No hacerlos esperar.

Los clientes buscan una solución inmediata, por lo que tu respuesta debe ser igual. Siempre se debe mantener el contacto con el cliente.

6- Tener siempre un servicio personalizado con cada uno de los clientes

Al tratarse de un servicio hecho a la medida del cliente, significará más tiempo y dedicación, así como el contacto permanente para conocer sus requerimientos y saber qué esperan del servicio ofrecido.

7-Ser creativos

Tener siempre la mejor disposición en innovar y dar opciones según las necesidades del cliente.

8- Una buena actitud en todo momento

No debe permitir que su propio humor personal afecte la manera en que trata a un cliente, todos esperan ser atendidos rápida y cortésmente.

9- Escuchar al cliente

Se debe escuchar y atender al cliente en su petición, recuerden que una cosa es escuchar y otra es oír.

10-Ser feliz

Sin duda alguna es la más importante, ser feliz con lo que hacés. “Si no te gusta trabajar pues trabaja en lo que te gusta, así nunca más tendrás que trabajar ya que te va a parecer una completa diversión”.

Aurea Bonilla.

Servicio al cliente.

Síguenos en:
¿Querés conocer nuestros servicios? Contactanos