Proactividad: un compromiso.

La proactividad, para hablarlo en castellano, es cumplir con lo solicitado y además hacerlo pensando en lo mejor para todos… Algo así como: hacer una pirámide con latas de bebidas (hasta ahí va la orden), pero, hacerlo colocando el nombre de la bebida y el logo de manera visible para el cliente es aún mejor. Hasta cierto punto va de la mano con el sentido común, pero… el sentido común es el menos común de los sentidos, por eso vale la pena enfocarnos en lo que significa ser proactivo como empleado y el por qué las empresas también deben serlo en respuesta.

Es común ver anuncios de empleo que solicitan personas “proactivas” pero ¿saben las empresas lo que significa ser proactivas?, tristemente por lo general ¡no!

La proactividad de un empleado son las consecuencias positivas que tiene ese “esfuerzo extra” en las acciones del resto de la empresa; igualmente, la proactividad de una empresa son las consecuencias positivas que tienen, en sus empeados, los beneficios que ofrece (teletrabajo, cafetería, zona de recreación, un ambiente de trabajo relajante, etc.)

¿Por qué es importante la proactividad de las empresas?

Porque de lo contrario mina la lealtad de los empleados. Un empleado feliz se siente parte de su empresa, se esfuerza por mejorar los procedimientos pensando siempre en lo mejor para todos, desde el compañero de oficina, hasta el dueño; indistintamente del beneficio personal.

En palabras sencillas:

“El compromiso de la proactividad se da cuando la empresa se preocupa por el empleado y el empleado se preocupa por la empresa… y el gran beneficiado: ¡todos!”

¿Mi conclusión? La comunicación es la clave.

Las empresas pueden tener muchos beneficios a disposición de los empleados pero ¿son los beneficios que los empleados necesitan?, y viceversa: los empleados pueden realizar miles de acciones creyendo que ayudan pero ¿son las acciones necesarias? La clave para que las acciones tengan consecuencias positivas en el sentido que se quiere es la comunicación.

Un diálogo abierto con la jefatura, dar sugerencias, quejarse de lo que no ayuda a nadie, entre otras, son parte de las acciones que deben tomar los empleados para tener una empresa proactiva. Por parte de la empresa: crear las condiciones idóneas para el diálogo y para que los empleados den vía libre a la iniciativa volviéndose proactivos, reconociendo las mejoras implementadas y promoviendo las mejoras que aún deban serlo.

Orlando Oviedo
Web Developer

Síguenos en:
¿Querés conocer nuestros servicios? Contactanos