Un día el Periodismo y las Redes Sociales se casaron…

Él ha tenido un papel protagónico en la sociedad desde tiempos inmemorables, ha sido el  lente por el cual la sociedad entiende el mundo, es un vocero social, forjador de la opinión pública; tiene un sinfín de roles y características que algunos aman y otros odian. Con todo, Gabriel García Márquez solía definirlo como la “profesión más linda del mundo”. Y sí, es él, el Periodismo.

Ellas, llegaron para romper los esquemas, son revolucionarias, cambiantes, adictivas, multifacéticas, espejos sociales; en fin,  ya no se puede entender el mundo sin ellas. Hablamos de las famosas Redes Sociales.

Un día, no muy lejano, surgió la inevitable alianza. Ambos compartían cualidades e intereses comunes, como la inmediatez.Sin embargo, ellas le habían ganado terreno, por lo que él, ha tenido que evolucionar al golpe del tambor que ellas tocan, cada vez más rápido.

Aunque suene a cuento de princesas y castillos, es la historia real del Periodismo y las Redes Sociales, quienes inevitablemente se casaron, se adaptaron y ahora son inseparables.

Y cómo no, si los millones de usuarios de todo el mundo envían diariamente, en promedio, 175 millones de tweets y  suben a Facebook 250 millones de fotos.Esas cifras reflejan el gran impacto de la difusión de contenidos mediante estos sitios, y las posiciona como el nuevo medio que utiliza la gente para recibir información.

Sin duda, han convertido el mundo en un espacio de interacción entre lo social (que incluye cómo nos comunicamos) con lo tecnológico. Donde uno provoca cambios sobre el otro constantemente.

Como consecuencia, todo lo que genere cambios  en la forma de interacción y comunicación de las personas, genera cambios en el Periodismo.

Las Redes Sociales han estremecido los cimientos de los medios tradicionales y de la tradicional forma de comunicar, ha acostumbrado a las personas a la inmediatez, a los formatos multimedia, a la capacidad de elección; pero sobre todo, a romper el paradigma de la comunicación unidireccional, donde el periodista tenía la última palabra.

Por eso, este matrimonio entre el Periodismo y las Redes Sociales es una alianza inevitable y hasta polémica, que ha exigido a los periodistas a evolucionar para sobrevivir.

De esta unión aún se sabe poco, sin embargo, lo que del todo no sabemos es: si vivirán felices para siempre…

Por:

Karol Pérez

Community Manager

Síguenos en:
¿Querés conocer nuestros servicios? Contactanos